19.08.2016
La investigadora del Centro de Estudios de Historia Política de la Escuela de Gobierno estuvo en Radio La Clave.

rengifo 5

 

 

La investigadora del Centro de Estudios de Historia Política de la Escuela de Gobierno estuvo en Radio La Clave.

 

En una conversación con la periodista Beatriz Sánchez y en miras a la nueva marcha convocada para este 21 de agosto contra el sistema de pensiones en Chile, la académica de la Escuela de Gobierno y doctora en Historia, Francisca Rengifo, se refirió a la trayectoria de la previsión social durante los siglos XIX y XX principalmente.

 

Como momentos cruciales en la concepción de las ideas de seguridad social, se refirió a “las leyes de 1924, ya que a partir del contrato de trabajo y la consagración del seguro obligatorio que se organizan de forma orgánica con el Código de Trabajo en 1931, tenemos el marco jurídico regulatorio que fundamenta la función social del Estado de garantizar un mínimo de condiciones de vida para los trabajadores”.

 

Sin embargo, aclara que desde 1924 se produce una diferencia que marca el sistema, “en contraste con la trayectoria uruguaya por ejemplo, la nuestra ha sido desigual porque se consagra desde sus inicios una distinción entre obreros y empleados, entre sector público y privado; además la afiliación al sistema es obligatoria sólo para aquellos trabajadores de más bajos salarios, siendo voluntaria para el resto lo que se traduce en que el sistema no capta a los trabajadores de mayores ingresos”.

 

Respecto a los orígenes del sistema, la académica afirmó que “hay 44 cajas (de previsión social) y en la década del 70’ llegan a haber más de 100 programas diferenciados de previsión, por tanto la diversidad del sistema da cuenta de una fragmentariedad tal entre las prestaciones de previsión y los trabajadores, que hace prácticamente imposible una reforma porque ningún sector de trabajadores quiere perder los derechos ya adquiridos”.

 

A lo que agregó luego, “el debate en torno a la función social del Estado por garantizar un mínimo de bienestar es casi un lugar común a principios del siglo XX. No hay ningún sector reacio a aquello; el debate está en el cómo, lo mismo que hoy”.

La entrevista completa está disponible AQUÍ.