28.07.2020

Isabel Castillo es investigadora Postdoctoral del Centro de Estudios de Historia Política (CEHIP) y este año obtuvo uno de los dos premios a la Mejor Tesis Doctoral que confiere la sección Women, Gender, and Politics de la American Political Science Association (APSA). La tesis doctoral de Castillo titula «Explaining Female Suffrage Reform in Latin America», y fue defendida en Northwestern University en 2019, donde se especializó en política comparada y métodos mixtos.

 

“Es un gran honor al ponerme en una lista junto a importantes académicas que trabajan temas de género y política, que se han ganado este reconocimiento en años anteriores”, afirma Castillo al ser consultada sobre el significado de este premio que confiere la principal asociación de cientistas políticos estadunidense.Agrega que este reconocimiento ofrece una valiosa vitrina para su tesis, que espera publicar prontamente como libro, pero también tiene un sabor personal, al ser un grato cierre del “largo y difícil proceso de investigación y escritura”.

 

Uno de los principales aportes de la tesis de Isabel Castillo es proponer un marco explicativo centrado en las motivaciones estratégicas e ideológicas de quienes promovieron el voto femenino en los años 30: “Solo cuatro países en América Latina extendieron el voto a las mujeres en los años 30, mientras la gran mayoría lo hizo tras el fin de la Segunda Guerra Mundial”, señala. Su análisis comparado ilumina sugerentes similitudes entre países de la región, como la importancia del clivaje religioso y su papel en política, en especial al observar la debilidad de los movimientos sufragistas en comparación con organizaciones de mujeres ligadas a la Iglesia Católica o la creencia en la inclinación de las mujeres por los movimientos y partidos conservadores. Ahora, ese marco general es lo que a la vez le permite “dar cuenta de las especificidades del proceso de expansión del sufragio en cada país”, enfatizando la necesidad de mirar lo particular de cada proceso.

 

Consultada sobre la participación política de la mujer en la actualidad, Castillo coincide en que las mujeres tienen un espacio más relevante y que la ampliación de esta participación “tiene que ver con cambios sociales y culturales, así como también una mayor aceptación por parte de la sociedad”. En esa línea destaca el efecto de las medidas y mecanismos que promueven la participación de las mujeres, como las leyes de cuotas o la paridad que se acaba de aprobar en Chile para el proceso constituyente.Sin embargo, sostiene esto con cautela,pues sabeque “las brechas aún son muy amplias” y que probablemente se agravaron en los últimos meses. “La pandemia ha evidenciado desigualdades en ámbitos como la distribución de las tareas de cuidado y la participación laboral, siendo las mujeres las más afectadas. Todos estos factores también pueden impactar negativamente en la participación política de las mujeres”, indica.

 

Desde este año Isabel Castillo se integró como investigadora postdoctoral al equipo del CEHIP, donde desarrolla su nuevo proyecto: “Gendered Inclusion in Latin America: Suffrage and Early Women’s Political Participation”. En esta investigación sigue observando el ámbito electoral, pero enfocándose en las formas concretas de la participación de la mujer más allá del voto. “Una vez que se formalizó el voto de la mujer no todas las mujeres participaron” aclara, y ello se debió a “diferencias de clase, territoriales y una disparidad entre países”.Ese es el problema que guía la investigación de Castillo, que busca entender las distintas maneras en que se organizaron las mujeres, los partidos y/o candidatos que favorecieron y por qué en algunos países esa participación fue más visible que en otros.